Caries

La Caries es la enfermedad más frecuente de la boca, con diferencia. Es una enfermedad infecto-contagiosa bacteriana, de causa multifactorial (influyen varios factores para que se produzca), que afecta a los tejidos duros del diente (esmalte y dentina). Intervienen principalmente 3 factores: las bacterias presentes en la flora bacteriana normal de la boca, los azúcares presentes en la dieta, y la susceptibilidad del huésped. A estos factores habría que añadirle un cuarto factor: el tiempo de actuación.

Saber más


Enfermedad Periodontal

¿Qué es la enfermedad periodontal ? 

La enfermedad periodontal o piorrea es una enfermedad producida por bacterias que atacan al periodonto y a los tejidos de soporte del diente (encía y hueso alveolar). Dichas bacterias se encuentran en la Placa Bacteriana blanda que debemos eliminar cada vez que nos cepillamos, por lo que si no lo hacemos o nos cepillamos mal tendremos mucho mayor riesgo de sufrir esta enfermedad. La causa principal, por tanto, es la ausencia de cepillado o un cepillado rápido e incorrecto de los dientes, que deja bacterias adheridas a los dientes
Suele ser de progresión lenta, y no tiene por qué afectar a todos los dientes por igual.

Las consecuencias de esta enfermedad es que vamos perdiendo encía progresivamente y hueso de soporte del diente, dejando éstos más largos y móviles. Puede llegar incluso a una movilidad tan excesiva que hace que el diente se caiga por sí solo.

 

 

 

¿Tiene curación?
No, no tiene curación, pero sí tratamiento. Es decir, lo que hemos perdido de encía y hueso no se va a recuperar, pero podemos detener la enfermedad en el momento en el que está y aguantar con nuestros dientes muchos, muchos años.
¿Cómo se trata?
El 90% del tratamiento es por parte del paciente en casa, con su correcto cepillado y usando todas las técnicas de higiene de las que disponemos (cepillo manual, cepillos interdentales, seda dental y raspador lingual) . Si usted no se conciencia de esto es inútil que se haga ningún tratamiento, pues en poco tiempo estará como al principio.
El tratamiento básico consiste en eliminar el sarro acumulado alrededor de los dientes y dentro de la encía, puliendo muy bien esas superficies para facilitar una correcta higiene y dificultar el acumulo de nueva placa bacteriana (raspaje y alisado radicular).

Su Periodoncista, una vez terminada la fase básica, volverá a valorar si con esto ha sido suficiente o necesita de un tratamiento más avanzado para tratar su enfermedad (cirugías, injertos, etc).

Una vez terminado todo el proceso entra en la fase de Revisiones/Mantenimiento, importantísimas para controlar la evolución y el curso de su enfermedad, así como para mantener los resultados conseguidos a lo largo del tiempo.

 


¿Cómo me cepillo los dientes?

A continuación vamos a enseñaros a cepillar los dientes de una manera efectiva para minimizar el impacto de la placa bacteriana sobre ellos.

Una correcta higiene bucal es fundamental para mantener una buena salud oral. Nuestro principal objetivo como profesionales de la salud es concienciar y conseguir que nuestros pacientes adquieran unos hábitos higiénicos excelentes.

El cepillo es el instrumento más eficaz para eliminar la placa bacteriana que produce las enfermedades bucodentales (la caries y la enfermedad periodontal); es el más eficaz de todos los métodos de control de placa. Debemos elegir un cepillo adaptado al tamaño de nuestra boca y a nuestra edad, de dureza media (los duros son un poco lesivos para la encía y los suaves se estropean antes y el paciente suele hacer más fuerza con ellos). Los cepillos eléctricos y los manuales cepillan exactamente igual de bien. Personalmente recomendamos el Cross-Action de Oral B (que es un cepillo manual). Evita los cepillos de mala calidad y consigue siempre alguno de marca conocida (Oral-B, Vitis, Gum, etc.) 

TÉCNICA DE CEPILLADO:

El cepillo se debe colocar inclinado mirando hacia la encía unos 45º respecto al eje de los dientes. Una vez en esa posición se realizan movimientos de vibración trazando círculos pequeños para facilitar que las cerdas del cepillo entren en los espacios interdentales y en el surco de la encía. Luego, movemos el cepillo hacia fuera para arrastrar toda la placa bacteriana blanda. Este paso se debe hacer de 4 a 5 veces por cada diente o cada dos dientes, que es lo que coge el tamaño de la cabeza del cepillo, y repetirlo así en el resto de la boca, tanto por fuera como por dentro de los dientes.
Si usamos cepillo eléctrico hay que dejarlo posicionado sobre el diente unos instantes y realizar movimientos que acompañen a la curvatura de los dientes.

Aquí tienes un enlace donde puedes ver el vídeo con ambas técnicas de cepillado.

Por último usaremos la seda dental para limpiar los espacios interproximales muy pequeños, o los cepillos interdentales para los espacios más grandes. Y después del cepillado de los dientes debemos cepillar la lengua, pues es en ella donde más placa se acumula al tener una superficie muy rugosa e irregular. Existen raspadores linguales específicos para tal fin.

Al terminar de cepillarte los dientes debes secar el cepillo y guardarlo en un lugar fresco y seco, y sin su tapa de protección (si la tuviese).

TIEMPO DE CEPILLADO:

Un cepillado de 2 minutos de duración deja el 50% de la placa bacteriana. Por ello, el tiempo mínimo de cepillado recomendado es de 4 a 5 minutos.

¿Y QUÉ PASTA USO?

La pasta dentífrica que usemos no es importante. Se recomienda usar pasta con alto contenido en Flúor (más de 1100 ppm de flúor, casi todas las pastas conocidas lo tienen), y que no sea muy abrasiva (evitar las pastas blanqueadoras). Con la cantidad del tamaño de un guisante es suficiente para el cepillado.

Si eres un paciente propenso a sufrir caries te recomendamos que uses pastas con mayor contenido en flúor de lo normal (2500-5000ppm).


Higiene Oral Completa

En otra parte del Blog te enseñamos cómo se deben cepillar los dientes.

Aquí vamos a hablar de los instrumentos que existen para llevar a cabo una Higiene Oral Completa.

Cepillo Dental:

Como sabes existen cepillos manuales y cepillos eléctricos. Ambos son igual de efectivos si los sabes usar bien, aunque tienen diferentes indicaciones. El Cepillo es el instrumento principal y más importante de la Higiene Oral. Es el más eficaz de toda esta lista para eliminar a las bacterias.

En general, los cepillos manuales están indicados para cualquier tipo de paciente, tanto con la boca sana como no. Haciendo los movimientos adecuados con este tipo de cepillos eliminaremos la práctica totalidad de la placa bacteriana de las caras libres del diente (la cara delantera, la cara interna, la cara de masticación, y un poco las caras interdentales). En el blog de ¿Cómo me cepillo los dientes? puedes ver cómo se usa. Personalmente el que más nos gusta y usamos es el Cross-Action de Oral B(R), que tiene las cerdas cruzadas.

Los cepillos eléctricos, ahora en auge por las campañas publicitarias televisivas, están más indicados para pacientes con los dientes alineados y sin enfermedad en la boca. No es cierto que eliminen más placa que uno manual. Como decíamos anteriormente, son igual de efectivos que los manuales. Los hay con la cabeza redonda, doble cabezal (redondo y ovalado), y ovalados. Si optas por un cepillo eléctrico te recomendamos que sea de cabeza ovalada, similar al manual Cross-Action, pues éstos llegan a más zonas que los redondos, los cuales suelen tener las cerdas más duras.

El secreto está en usarlos bien. Mucha gente piensa que al ser eléctrico o automático cepilla mejor los dientes que uno manual, y se cepillan menos tiempo del indicado y sin prestar atención a todos los recovecos que hay entre los dientes. El tiempo de cepillado, sea con uno u otro, debe ser el mismo, de 4 a 5 minutos, y los movimientos que debes hacer con ellos deben corresponder a las curvaturas de los dientes.

 

Cepillos Interproximales o Interdentales:

La mayoría de los pacientes no saben si quiera que existen. Estos cepillos tienen una forma muy pequeña a modo de limpiabiberones diminutos. Los hay de numerosos tamaños y grosores, y en forma recta o acodada.

Como su nombre indica, sirven para limpiar los espacios entre los dientes. Como los cepillos eléctricos y los manuales no llegan bien a todos los espacios interdentarios necesitamos usar un complemento para dichos espacios, bien sea este tipo de cepillos interproximales o la seda dental. Para los espacios muy pequeños, donde no cabe otra cosa, usaremos la seda dental; para los espacios mayores, bien sean espacios naturales o producidos por la enfermedad periodontal, usaremos los cepillos interproximales, el que más se ajuste al tamaño de nuestros espacios.

Hace unos años salieron al mercado un tipo de cepillos interdentales muy muy pequeños, los Soft-Picks de Gum(R). Son de silicona, y sirven para limpiar y masajear la encía de los espacios entre los dientes. Son más pequeños que los cepillos interdentales, por lo que son ideales para los espacios muy pequeños.

Seda Dental:

La seda dental sirve para limpiar aquellos espacios entre los dientes donde no llegan los cepillos normales ni los interdentales.

Hay diferentes formas de presentación: en rollo, con aplicador recoge-seda automático y con aplicador desechable.

Existe una variedad, más conocida como super floss, que lleva una punta semirrígida especial para introducirla bajo prótesis fijas (de puentes o implantes).

Raspador Lingual

Como su nombre indica, el raspador lingual sirve para eliminar, de una manera algo muy eficaz, la placa bacteriana adherida a la superficie de la lengua.

La lengua tiene miles de papilas gustativas, a modo de alfombra con pelos, con lo que el acúmulo de bacterias en ella es muy alto. No debemos olvidar de cepillar la lengua tras el cepillado de los dientes. Si te da fatiga o arcadas, un raspador lingual te puede ayudar bastante.

Suelen tener 2 partes, una que «arañana» un poco más, y otra algo más suave. Úsalo por la parte que quieras y más te guste. Verás como con cada pasada eliminas una gran cantidad de materia blanca.

Irrigadores

Los irrigadores son instrumentos que limpian por agua a presión. Están indicados para aquellos pacientes que llevan prótesis fijas, y sobre todo en casos de múltiples implantes (rehabilitaciones completas).

También lo pueden usar por sus beneficios los pacientes con enfermedad periodontal. El más conocido es el WaterPick, aunque hay muchos otros en el mercado.

Es un complemento más de la higiene bucal. No sustituye al cepillado

Pastas Dentales

La pasta dental o dentífrico es un complemento del cepillado que nos ayuda a mantener nuestra boca limpia y en condiciones óptimas. Su principal componente, el Flúor, ayuda a fortalecer la capa superficial del diente (el esmalte), ya que es capaz de remineralizar las pequeñas desmineralizaciones producidas por el ataque ácido de las bacterias productoras de caries.

Casi todas las pastas conocidas contienen flúor. La cantidad normal  de éste es de 1100ppm, indicado para la mayoría de los casos, aunque existen pastas con mayor contenido, especiales para aquellos pacientes propensos a sufrir caries (2500-5000ppm F). También existen pastas dentales especiales para los niños cuyo contenido en Flúor es menor (unas 400ppm).

Otras formulaciones de pasta dental contienen Clorhexidina, especial para pacientes con problemas de encías. También existen pastas específicas para tratar la sensibilidad dental, muy recomendadas para esos casos, y otras blanqueantes, las cuales las contraindicamos como uso diario por su mayor poder de abrasión al diente.

 En función de tus necesidades deberás usar un tipo de pasta u otra.

Colutorios o Enjuagues Bucales

Existen muy  numerosos y diferentes tipos de enjuagues o colutorios en el mercado. Cada día las campañas televisivas nos bombardean con lo bueno que es su uso: que si enjuagues para fortalecer la encía, que si enjuagues para prevenir el sarro, que si enjuagues para blanquear los dientes…Los hay para todo.

Hay que destacar que un enjuague bucal no sustituye al cepillado y demás complementos de la higiene oral. Si te cepillas bien los dientes y usas la seda o los cepillos interdentales de manera correcta, los enjuagues bucales no son necesarios en absoluto.

Nosotros, de hecho, sólo prescribimos colutorios en casos de verdadera necesidad: Enfermedad Periodontal (enjuagues de Clorhexidina) o alta incidencia de Caries (enjuagues de flúor).

Y recuerda que, ningún enjuague bucal, por muy maravilloso que sea, sustituye al cepillo dental.



 

 


Periimplantitis, Implantes dentales

Si usted lleva implantes en su boca esta información le resultará muy útil.

La enfermedad periimplantar o periimplantitis es la degradación progresiva de los tejidos que rodean al implante (encía y hueso alveolar) similar a lo que ocurre en la enfermedad periodontal. Está causada, fundamentalmente, por el acúmulo de bacterias periodontopatógenas alrededor de los implantes, las cuales inducen una respuesta inflamatoria de los tejidos blandos que puede llegar a producir la destrucción de hueso y, finalmente, el fracaso del implante.

Actualmente el número de pacientes con implantes ha crecido exponencialmente, por lo que cada vez con más frecuencia nos encontramos con este tipo de problemas en la consulta.

Desde aquí recordamos e  insistimos en lo importantísimo que es el cuidado e higiene rigurosa de los implantes, además de tus propios dientes.

Los implantes tienen una superficie microrrugosa que favorece su osteointegración en el hueso. Estas microrrugosidades son ideales para el acúmulo y proliferación de las bacterias, amén de ser árduamente difíciles de descontaminar debido precisamente a eso. Además, la unión de la encía que rodea al implante es mucho más débil que la que rodea a un diente, por lo que el ataque bacteriano se produce con mucha mayor facilidad y rapidez.

Me han detectado periimplantitis, ¿tiene solución?

Existen múltiples tratamientos propuestos para tratar la periimplantitis, y ninguno de ellos es efectivo al 100%. La tasa de éxito de este tipo de técnicas está en torno al 58%, y ninguna de las técnicas de descontaminación de la superficie de los implantes ha demostrado ser superior a las otras.

Al igual que la enfermedad periodontal, la periimplantitis es una enfermedad progresiva y tiene varios estadíos:

– Mucositis: sería parecido a la Gingivitis. Inflamación de la encía que rodea al implante sin pérdida de soporte óseo.

– Periimplantitis: sería parecido a la periodontitis, donde además de inflamación mantenida en el tiempo existe pérdida de hueso.

¿Quién tiene más riesgos de sufrir periimplantitis?

  • Pacientes con mala higiene oral.
  • Pacientes fumadores.
  • Pacientes bebedores de alcohol.
  • Pacientes con enfermedad periodontal previa o enfermedad periodontal activa en otras zonas de la boca
  • Pacientes con poca encía queratinizada alrededor de los implantes.

El riesgo de sufrir periimplantitis en este tipo de pacientes es muy elevado.

¿Qué puedo hacer para prevenir la periimplantitis?

  • Acudir a las revisiones programadas por su dentista.
  • Mantener una higiene oral escrupulosa y rigurosa (es lo más importante para todos los tratamientos dentales, y especialmente en implantes).

Al menor síntoma de sangrado o inflamación alrededor del implante acuda a tu dentista para que ejecute un correcto diagnóstico e instaure el plan de tratamiento más adecuado.


Cirugía Guiada Asistida por Ordenador

Saber más


Seguros Dentales

En Clínica Orquín no tenemos ningún tipo de seguro dental. No creemos en los «seguros dentales», ya que pensamos que no le interesa ni al paciente ni a nuestra clínica. Muchos pacientes nos preguntan por qué. De manera resumida podemos decir:

Saber más


Franquicias Dentales

Desde nuestro punto de vista, dentro de la profesión dental, las franquicias dentales son muy parecidas a los seguros dentales.

Todas las franquicias están dominadas y dirigidas por un empresario ajeno al sector dental cuyo objetivo es sacar el máximo rendimiento económico a su empresa, lo cual es muy loable, siempre y cuando no se trate de jugar con la salud oral de las personas. Las franquicias dentales, tan de moda y auge en España, y sólo en España, son un riesgo para su salud oral. En el resto de países europeos casi no existen este tipo de clínicas, y la publicidad de tratamientos para captar pacientes está completamente prohibida. La salud no se vende, se promueve.

¿Qué diferencia hay entre una franquicia dental y una clínica privada normal?

  • La franquicia trabaja por objetivos económicos; la clínica privada por objetivos de salud oral de sus pacientes.

  • Quien le «vende» los tratamientos que «necesita» es un comercial formado para vender. En una clínica privada no le venden tratamientos, el dentista le recomienda las actuaciones necesarias para conservar su salud oral, teniendo como prioridad la prevención de futuras enfermedades mediante la adquisición de unos buenos hábitos higiénicos.

  • En las franquicias le venden un pack completo de tratamientos que el comercial piensa que puede venderle, sin importar la opinión del dentista que le haya revisado. Le ofrecen unas condiciones de financiación formidables, para que las acepte y pague todo el tratamiento por adelantado. En la clínica privada le informarán sobre sus problemas actuales y sus posibles soluciones, y usted podrá decidir qué es lo mejor para su caso. El pago de los tratamientos no se hace hasta que no se realizan.

  • El dentista que le tratará en cada ocasión puede que sea diferente, ya que el personal que rota por las franquicias no suele durar mucho tiempo. En la clínica privada su dentista será siempre el mismo.

  • El responsable de los tratamientos que se realiza es nadie. El próximo dentista que entre en la compañía se «comerá el marrón» de su antecesor.

  • Dan mayor importancia a lo que se le puede vender que a lo que necesita realmente. El dentista que le trate puede que sea muy bueno, pero estará coaccionado por la supervisión del comercial.

  • La formación de los profesionales sanitarios puede no ser la más adecuada. Generalmente le tratarán dentistas jóvenes recién salidos de la facultad.

  • Invierten mucha cantidad de sus recursos económicos en publicidad de dudosa veracidad. Captan su atención con precios muy llamativos. Su objetivo es, insistimos una vez más, vender tratamientos.

Por todo ello, nuestra recomendación es que acuda a un Clínica Dental donde:

  • Le informen detalladamente de sus problemas de salud, proponiéndole los tratamientos necesarios y las diferentes alternativas existentes.

  • Le enseñen a cuidarse sus dientes y mantener su salud oral. 

  • Le traten como a un paciente, no como a un cliente.

  • El dentista sea el propio dueño de su clínica. Él será, por tanto, el responsable de su tratamiento. Y siempre será el mismo el que le atienda. Muy probablemente, este dentista estará en continúa formación y tendrá bastantes años de experiencia.

  • No le vendan tratamientos que no necesita. No sea tratado por un comercial. Usted no necesita que le vendan tratamientos, necesita ser informado sobre sus enfermedades, sus soluciones y su futura prevención.

  • No le ofrezcan unos precios publicitados que luego sean diferentes cuando ya está allí.

  • No le ofrezcan unas garantías imposibles de cumplir. Nada es para toda la vida, ni un implante, ni una corona, ni si quiera su propio diente.

  • No le ofrezcan limpiezas gratuitas «por su cara bonita». Recuerde, nadie regala nada, y menos aún una empresa cuyo objetivo es sacar el mayor partido económico a sus clientes.

  • No le ofrezcan tratamientos por precios muy inferiores a los del mercado actual. Le están ocultando parte de la verdad, o están usando materiales de calidad bastante dudosa.

Todos conocemos las famosas Franquicias Dentales, aunque no mencionaremos a ninguna en concreto. En su mano está el poder elegir. Busque en los foros de internet antes de acudir a una de ellas, se sorprenderá de las diferentes opiniones que tienen los pacientes que han sido tratados allí.


Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental sirve para aclarar el color de sus dientes. El tratamiento es combinado: se hace una sesión en la clínica con la que ya se consigue algo de aclaramiento, y posteriormente se confeccionan unas cubetas con los moldes de sus dientes para continuar con el blanqueamiento en casa durante unos 5-7 días.

Saber más


Estética dental

La estética dental comprende todos aquellos tratamientos dedicados a mejorar la estética de la sonrisa del paciente.

Ésta puede ser mejorada mediante Ortodoncia (aparatos para poner los dientes rectos), carillas de cerámica, coronas de Zirconio, carillas de composite directas, o incluso una simple reconstrucción de composite en el sector anterior.

Hablaremos aquí de los tratamientos más usuales, con sus ventajas e inconvenientes.

 

Carillas de cerámica:

Son frentes laminados de porcelana, como unas uñas de cerámica, que se adhieren a la parte frontal del diente previamente tratado. Necesita tallar el diente por su cara anterior, por lo que es un proceso irreversible, es decir, una vez limado el diente necesitará siempre de una carilla que tape esa zona limada.

Es uno de los tratamientos más estéticos. Consigue cambiar el color, la forma, el tamaño y  ligeras desviaciones y/o malposiciones. La carilla va pegada al diente es su parte delantera.

   ¿Cómo es el proceso?

En la primera sesión clínica, se le toman al paciente unos moldes de su boca para realizar en el laboratorio lo que denominamos un encerado diagnóstico. Éste nos permite realizar las carillas en cera para simular y previsualizar el resultado final. Sobre ese encerado diagnóstico se crea una guía de silicona que ayudará y guiará al clínico a la hora del limado de los dientes.

En una segunda sesión en clínica se liman los dientes a tratar (por su parte delantera) y se toman unos nuevos moldes para enviarlos al laboratorio, que será quien fabrique las carillas. Se suelen dejar unas carillas provisionales confeccionadas a partir del encerado diagnóstico, aunque no siempre son necesarias.

Al cabo de una semana, una vez fabricadas y comprobado que adaptan perfectamente, se dejan cementadas de manera definitiva en la boca del paciente.

   ¿Qué problemas pueden causar las carillas en el futuro?

Se pueden despegar de manera completa o fracturar parte de ellas, aunque son accidentes poco usuales.

Si se despegan, generalmente se consiguen limpiar, retratar y volver a cementar. Si se fracturan, no queda más remedio que eliminar el resto y fabricar una carilla nueva.

   ¿Qué cuidados requieren las carillas de porcelana?

Se recomienda, ante cualquier tratamiento que afecte a los bordes incisales (que reponga los bordes de las paletas), no cortar con ellas: está prohibido comer fruta a bocados, morder bocadillos, morder uñas o bolis, etc. Además, si el paciente es bruxista (que aprieta y/o rechina los dientes) este tipo de tratamientos no estaría tan indicado, aún teniendo férula de protección para dormir. Seguir todas las recomendaciones de su dentista harán que este tratamiento sea muy eficaz y duradero.

Al estar fabricadas en porcelana, las propiedades físicas del material serán invariables durante toda la vida de la carilla, es decir, no se tiñen ni envejecen con el tiempo, por lo que no se altera su color.

Carillas porcelana, estética dental Carillas porcelana

 

Carillas de Composite:

Son similares a las carillas de porcelana, pero requieren de un limado del diente bastante menor (es un tratamiento más conservador). El material de fabricación es composite (resinas compuestas: empaste blanco), y se pueden confeccionar de manera directa (con técnicas de estratificación directa sobre el diente) o de manera indirecta (fabricadas por el laboratorio o mediante carillas preformadas). Son menos estéticas que las carillas de porcelana, y, al contrario que la anteriores, este material, el composite, envejece con el tiempo, con lo que puede tener alteraciones del color en el futuro (se pueden teñir).

Contenido en construcción…

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Cuando clique en "aceptar" desaparecerá este mensaje ACEPTAR
Aviso de cookies